Todos los que trabajábamos en Thai Garden, en cualquiera de ellos, siempre teníamos el mismo sentido del humor y esa forma graciosa con la que convertíamos un trabajo difícil en un trabajo agradable.

Siempre sonriendo. ¡Divirtiéndonos!

Marco, director del restaurante Thai Garden de Barcelona, tenía su gracia y le gustaba pasearse entre las mesas diciendo sus frases de forma disléxica “¿Todo bien …Entonces….  aquí?” …

Una noche decidió que debería parecer más exótico y se puso extensiones en el pelo para poder hacerse un moño al estilo thai. Más bien era una cola de caballo que no paraba de agitar de un lado a otro con giros vertiginosos y así movía su coleta… que según él… ¡Le quedaba de maravilla!

Entre servicio y servicio, giros y giros de cabeza, y de repente…  el moño salió disparado por las mesas y la coleta fue a parar a un plato de pollo al curry, donde cayó justo en el momento en el que el camarero lo servía al comensal.

Fue tan gracioso, sobretodo la cara del cliente cuando recibió los pelos en su plato y exclamó en voz alta: …. En mi vida ya me he encontrado pelos en la sopa, pero un matojo de pelos en un curry … JAMÁS.

Marco , visto los resultados, ¡se cortó el pelo a lo monje!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *