…1996. No sólo éramos el primer restaurante tailandés, sino el primero en generar un gran revuelo en la sociedad madrileña (y esto lo digo desde la más profunda ingenuidad).

Por aquella época no sabíamos quienes eran nuestros clientes ni lo que representaban en este país. Todo el personal éramos extranjeros. Pero no sólo eso, sino también el concepto, la comida, la decoración, el servicio y esa maravillosa ingenuidad que permite tratar a todos con excelencia (el lema de nuestra casa).

Para eso estaba Carmen, La Bruja. Quién por cierto merece varios capítulos aparte porque su vida en sí, es una anécdota. Seguro que la habréis visto en algún telediario porque Carmen es muuucha Carmen y se ha enfrentado a todos los gobiernos y ayuntamientos. Si fuese en la actualidad, hasta el mismísimo Trump la temería.

Y ahí estaba ella en la barra. Estupefacta. Observando el cuadro  que teníamos, clientes esperando a que les asignáramos sus mesas y también aquellos que ya estaban comiendo. Como no sabíamos quién era quién, ni quién cortaba el bacalao, de repente me agarró del brazo con esa voz ronca, profunda y ojos perturbadores que la caracterizan y me dijo: “A ver Emilio, ¿Cómo es posible?… ¿No sabes a quién tienes sentada en esa espantosa mesa improvisada bajo la palmera?” La miré atónito sin tener absolutamente la más remota idea de a quién se refería.

Observando mi desconcierto continuó diciendo con asombro: “Pues es nada más y nada menos que Agatha Ruiz de la Prada!”  “¡Qué bien!” respondí un poco perdido sin saber aún de quién hablaba. Continuó diciendo “¿Y en esa otra mesa? ¿Tampoco sabes quién es?” Yo, mientras tanto, seguía con cara de póker. Entonces, dio un profundo suspiro al comprender que no servía de nada seguir citando nombres.

Tras un breve silencio cargado de resignación, me ordenó: “¡CÓMPRATE EL HOLA! … ¡A ver si así os enteráis de vuestra clientela!”

Me dejó mudo… Carmen, a día de hoy te confieso que nunca lo compré. En Thaï Garden seguimos tratando a todos por igual …. Pero, ¡Gracias por tu consejo!  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *